Tocó el cielo con las manos

El paranaense Mariano Werner logró el fin de semana que pasó, el sueño de cualquier piloto argentino: consagrarse en el Turismo Carretera, la máxima categoría nacional. Su anhelo personal, el deseo de su familia y seguidores, la ilusión de su hermano Gabriel, quien lo guía de manera espiritual. Un festejo propio y la alegría de toda la ciudad.