En busca de nuevos desafíos

Luego de su exitoso paso por Olimpia Kings de Asunción del Paraguay, Juan Pablo Cantero analizó en pocos días hacia donde se dirigirá la continuidad de su carrera, que derivó en el Benfica de Portugal. Con 36 años, el paranaense es uno de los basquetbolistas más representativos del país y mantiene tal nivel que le permite evaluar ofertas tanto de Argentina como del exterior.

A Juan Pablo Cantero, nada lo detiene. Con la mira hacia nuevos horizontes, así se encuentra permanentemente. La humildad y la sencillez que lo caracteriza, son aspectos de su vida que junto a su oficio y experiencia deportiva, lo dejan muy bien parado y le abren puertas a donde sea que vaya.

Su flamante paso por el Olimpia Kings de Asunción caló hondo en Paraguay. Es que la participación del equipo en la Liga Sudamericana de básquet no fue en vano ni pasó desapercibida. El elenco guaraní quedó a un pasó de la final del certamen continental y gran parte de la notable performance colectiva, fue debido a nivel que reflejó el paranaense cuyas primeras armas las hizo en la Unión de Colón, el Paraná Rowing Club, Echagüe y Sionista.

Hoy, el base nacido el 19 de septiembre de 1982 ofrecerá sus servicios en el Benfica de Lisboa, Portugal.

El exterior lo seducía, pese a que su teléfono recibió más de un llamado para rumbear hacia diferentes lugares de nuestro país. Así, mantendrá una nueva experiencia en Europa, después de haber actuado dos temporadas (2005-2006 y 2006/2007) en Italia, en el Dinamo Sassari y RB Montecatini Terme.

-¿Qué te llevás tras el flamante paso por Olimpia de Paraguay?
-La verdad es que probé suerte y me fue muy bien. Todo comenzó principalmente a raíz de la crisis económica que se vive en Argentina. Eso fue lo que hizo que no arranque a jugar en el país, más allá del ofrecimiento de algunos equipos. Esto conllevó a que llegara esta novedosa oportunidad en Olimpia de Paraguay, el club más grande de ese país. La verdad que tanto desde lo deportivo como desde lo económico la oferta me cerró y partí. Lamentablemente nos quedó esa espina de no haber podido llegar a la final de la Liga Sudamericana por muy poco y eso era algo que hubiese sido histórico. De todos modos, también fue histórico lo que hicimos, lo que conseguimos, tanto para Asunción como para el propio país, siendo parte en un muy buen nivel de un torneo de mucho prestigio, que se vivió con cada partido a cancha llena, con un fervor tremendo por parte de la gente. Olimpia se armó bien y quedó muy arriba.

– Y ahora, ¿por qué Portugal?
-Evalué distintas ofertas de afuera y algunas de acá, de Argentina. Para cerrar en este caso con Benfica, dependió de lo económico y lo deportivo. Las dos cosas considero que van de la mano. Creo que las dos cosas se tuvieron que dar para que definiera mi próximo lugar de trabajo.
Considero que a la altura de la carrera en la que me encuentro, tengo un nivel deportivo alto. Lo hecho recientemente en la Liga Sudamericana en Paraguay, más todo lo que hice a lo largo de los años, son factores que hacen que hoy pueda hacer este juego tanto desde lo económico como desde lo deportivo.
Tengo muchas expectativas, llego a un equipo que está haciendo las cosas muy bien, lo que demuestra la calidad en cada juego y el talento que tiene. Llego a un equipo ya formado, que tiene su propio estilo y voy a ayudar a que ese estilo sea mejor, colaborar para que mis colegas sean mejores cada día. Es el primer objetivo que tengo personalmente. Me cerró todo y mi familia me acompaña, así que nada mejor que eso.

-¿La crisis de los clubes argentinos está estrictamente ligada a la situación económica del país?
-La crisis en los clubes se acrecentó mucho fundamentalmente desde la temporada pasada. El cambio del dólar subió muchísimo y la liberación del cupo de los extranjeros hizo que al pagarles en dólares se metieran en problemas. Y la situación para los jugadores nacionales es muy complicada, porque nosotros somos los que sufrimos el atraso del salario y al mismo tiempo, somos los que estamos manteniendo al equipo a costa que cada vez que deban pagarle a un americano, muchas veces nos releguen el sueldo a nosotros.
Hablo mucho con jugadores de todos los clubes y me cuentan que la Asociación está pasando un mal momento y toda esa situación, la verdad que no es para nada gratificante, es algo que no motiva mucho como para seguir acá. En cambio en el exterior pagan bien y al día, algo que no es muy común en Argentina.
Asimismo también debo decir que hay clubes que cumplen con su compromiso, como Quimsa de Santiago del Estero, Comunicaciones, Obras Sanitarias, entre otros. Y el caso de San Lorenzo, se hace muy visible por todo lo que está cosechando. Está claro que atrás, el club tiene a alguien como Marcelo Tinelli que apuesta muy fuerte al básquet, a salir campeón. Y tiene medios suficientes como para contratar a cualquiera. Pero después, al resto de los clubes que busquen estar a la altura de la circunstancia y deseen pelear por algo, se les hace muy difícil. Ante todo, creo que sí, la situación del país también ayuda a que se genere todo esto.

-Por Atenas sentís algo especial. ¿Cómo viviste tu salida del equipo después del gran 2017 que tuvieron? ¿Te ves nuevamente en Córdoba más adelante?
-Fue algo raro. El año pasado me había ido muy bien. Habíamos llegado a semifinales, habíamos puesto al equipo bien arriba. Pero después, una decisión técnica hizo que no continuara. Asimismo, la parte económica también era compleja, ya que en la actualidad Atenas no está transitando su mejor momento. De todos modos, me fui bien y me quedaron las puertas abiertas. Quizás no para volver hoy, pero talvez sí para más adelante.
Estoy asentado en Córdoba pero eso no era determinante para que no me fuera a jugar a cualquier otro lado. Por suerte tengo una familia que me acompaña en esta profesión y se banca que por ahí me vaya afuera y debamos viajar, sabiendo también que así es la vida de un deportista profesional. Por conveniencia sí, me hubiese gustado jugar en Córdoba, pero tampoco relegaría nada para quedarme, como en este caso.
Mientras tanto, llegué hace unos días de Asunción y me mantuve en actividad, entrenándome solo porque siempre estuve a la espera de algún llamado o lo que pueda llegar a surgir, así como esto de Benfica. Siempre estuve dispuesto a subirme a algún avión, a un colectivo o a un auto para jugar en donde sea. En ningún momento pude frenar, siempre supe que debía entrenarme todo el año, esté donde esté.

POSIBLE FOTO 2
Su paso por la selección en 2009, un hito en su carrera.

PARTE DEL SINDICATO

La trayectoria y representatividad de Juan Pablo Cantero en el ámbito nacional, lo llevó, entre otras cosas, a integrar el recientemente conformado Sindicato de Jugadores de Básquet de la República Argentina (SIJUBARA).
El Secretario General es Michael Stura y el Adjunto, Diego Lo Grippo, mientras que el paranaense ocupa el cargo de Secretario de Asuntos Laborales.
La evolución del básquet en el país, principalmente en los últimos 30 años, deriva en un sinceramiento del vínculo trabajador-empleador. De esta manera, a través del SIJUBARA los basquetbolistas podrán obtener beneficios como contar con Obra Social o un fondo de retiro, algo que se da en las ligas más importantes del mundo.

Cantero

Domingo 2 de diciembre de 2018
Artículo realizado para suplemento Mirador Entre Ríos, distribuido con Clarín en Entre Ríos.
República Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s