Martín Castrogiovanni: “Italia me dio la oportunidad de ser quien soy”

En tan solo dos años, la vida de Martín Castrogiovanni dio un vuelco deportivo de notoria envergadura.
A los 18 años, durante la temporada ’99, el joven que llegaba de practicar casi una media docena de distintos deportes, finalmente se asentó en el rugby del Club Atlético Estudiantes, luego de un efímero paso por la misma disciplina en el año anterior.
Al poco tiempo de debutar en Juveniles, a Castro le llegó la hora de representar a la entidad Albinegra en su Primera División, compitiendo en el Torneo Regional del Litoral, mientras que a posteriori, en un estrecho lapso, tuvo la oportunidad de emigrar al rugby profesional italiano. Algo que aprovechó del mejor modo.
“Mis comienzos no fueron lindos, mis primeros días en Europa fueron muy difíciles de transitar, pero por suerte hoy puedo decir que estoy muy bien, ya consolidado”, dijo.
Desempeñándose para el Rugby Calvisano, el Primera línea se nacionalizó italiano y en el 2002, jugó su primer Test Match vistiendo la casaca Azzurra, nada más ni nada menos que frente a Nueva Zelanda, en condición de visitante.
Hoy, a los 29 años, Castrogiovanni lleva casi ochenta partidos disputados con la Federación Italiana de Rugby, compite en la liga inglesa y está a punto de llevar adelante su tercer mundial, considerando la cita ecuménica que se dará desde el 9 de septiembre en Nueva Zelanda.
No obstante, el rugbier no olvida sus orígenes y al menos una vez al año vuelve a la ciudad que lo vio nacer.

-¿Qué sentís cada vez que regresas a Paraná y volvés a Estudiantes?
– Es una sensación muy linda. Me hace muy bien volver a mi ciudad, a mi casa, estar con mi familia, amigos, estar en mi club… Cada vez que estoy acá voy a ver al CAE. El sábado por ejemplo presencié el partido Estudiantes-Jockey en el Parque Urquiza y me trajo muy lindos recuerdos. Jugar en Europa y de manera profesional es hermoso, pero muy distinto a como se vive el rugby en nuestro país. De todos modos, las dos formas tienen algún pro y un contra. Jugar para el club donde uno nació y con tus amigos, es algo hermoso y que por ahí no se lo valora tanto hasta que uno lo pierde, como me pasó a mí. Pero por otra parte, tampoco puedo quejarme ya que hoy me toca defender la camiseta del Leicester, que es considerado uno de los mejores equipos del mundo, por lo que me siento un privilegiado y muy orgulloso de estar donde estoy. Igualmente, mis comienzos no fueron lindos, mis primeros días en Europa fueron muy difíciles de transitar, pero por suerte hoy puedo decir que estoy muy bien, ya consolidado.

– Recientemente renovaste tu vínculo con el Leicester, ¿por qué decidiste firmar contrato con la misma institución, considerando la cantidad de ofertas que tuviste de distintas entidades más?
– Lo hice por muchas razones. Tengo un vínculo por tres temporadas más. Si bien tuve ofertas concretas del rugby francés, preferí quedarme en Inglaterra por lo que representa el equipo y por el cariño que me brinda la gente de esa ciudad. Como todos los ingleses, los directivos de Leicester piensan en todos los detalles para hacer sentir bien a uno y la verdad que realmente te potencian como jugador. El primer equipo tiene ocho preparadores físicos, nutricionistas y demás cosas que hay que ver para darse cuenta lo valiosos que son. En cambio en Francia, si bien también el Top 14 presenta un rugby de primera línea, el jugador tiene un estilo de vida más parecido al que acostumbramos a tener en Latinoamérica y no te controlan tanto como en Inglaterra y la verdad que conociéndome a mí mismo, prefiero estar más controlado -señaló sonriente-.

– Lo tuviste como entrenador a Marcelo Loffreda, de gran éxito con Argentina en el pasado Mundial. ¿A que le atribuís su alejamiento al frente de tu club?
– Creo que al Tano le jugó muy en contra el idioma. Loffreda es un muy buen entrenador y lo demostró con los Pumas en el último Mundial aunque en Inglaterra no le fue bien aunque no por los resultados obtenidos, ya que llegamos a dos finales en tres torneos y pese a que no pudimos ganar, el rendimiento del equipo no fue malo. No obstante, en Leicester los únicos entrenadores que han durado en el cargo son los que han jugado en ese club, ya que no es fácil entrar. Los ingleses son bastantes cerrados y si no manejas el idioma a la perfección a veces las cosas se hacen más difícil. Si bien él hablaba inglés, hay cuestiones específicas que en otra lengua son difíciles de explicar y es necesario conocer.

– Quizás todavía falta, pero con el cariño que hablás del Leicester, ¿pensás finalizar tu carrera ahí?
– Puede ser. Si no me fui antes, muy difícil que lo hiciera ahora. Mi idea sería jugar cinco años más ahí y después retirarme en Inglaterra.

– ¿Te mantenés informado sobre el acontecer del rugby de la región, a pesar de la distancia?
– Si, lo sigo sobre todo porque tengo muchos amigos que continúan jugando para el club. Por suerte se dio algo muy bueno este año que fue entrar entre los ocho mejores, algo que no se daba desde hace tres temporadas. Lo difícil acá, es poder mantener una buena base de jugadores, teniendo en cuenta que los juveniles que van surgiendo emigran a otras ciudades generalmente por razones de estudio. Pero por lo visto las cosas se están haciendo bien. Yo aunque haya jugado solamente un año, a Estudiantes lo quiero mucho y reconozco que mucho tiene que ver con lo que soy. Recuerdo cuando recibí la citación para jugar en los Pumitas no podía competir ya que me estaba por quedar libre en la escuela, hasta que entonces Gabriel Giraudon, dirigente del club, fue al colegio y habló con los docentes explicándoles la situación para que pueda estar y finalmente estuve. Y ahora, con varios años más encima, llego al club y veo a toda esa gente que hizo tanto por mí y me siento sumamente agradecido. Así también como a mis primeros entrenadores, Adrián “Huevo” Di Giusto, Pedro “Mecha” Álvarez, y algunos que también aportaron lo suyo en mi formación, como Luis “Choley” Horisberger y Javier “Patón” Reyes u otros jugadores que en cierto modo me cuidaban cuando llegué a disputar mis primeros partidos en la Primera División, como Walter Leneschmidt, Fabio Zitelli o Fabricio Volpe.

-¿Qué impacto tuvo en vos el hecho de enfrentar a grandes figuras del rugby mundial casi de un día para otro, después de haber partido desde Paraná?
– Fue algo muy “loco”. En la época en la que yo empecé a jugar rugby, casi a fines de los ’90, todos hablaban del mítico Jonah Lomu y el ejemplo más claro que puedo dar, fue en mi debut con Italia, donde chocamos nada más ni nada menos que ante Nueva Zelanda, que contó con la presencia del enorme wing. En un momento del partido, llego a un ruck, levanto la cabeza y frente mío estaba Lomu. En ese momento se me vinieron mil cosas a la cabeza aunque lo primero que pensé, con una sonrisa en mi cara fue: ¿qué estoy haciendo acá?

– Hace ya nueve años que representás a la Federación Italiana de Rugby, ¿qué sentís al vestir esa camiseta fundamentalmente cuando enfrentás al seleccionado argentino?
– Yo tomé una decisión hace varios años pero cualquiera que me conoce sabe que soy bien argentino. Al principio había un poco de “mala onda” con los Pumas pero después quedó claro que mi elección deportiva de jugar para el seleccionado italiano no iba a cambiar mis sentimientos hacia mi país de origen. Obviamente hay gente a la que no le gusta que represente a Italia ni lo va a aceptar, pero cada uno es libre de tomar en la vida el camino que deseé. Yo elegí éste y no me arrepiento. Italia me dio la oportunidad de ser quien soy. Está claro que si juego ante Argentina, por respeto no voy a cantar el himno italiano porque lo canté antes cuando jugué para los Pumitas.

-¿Cómo está Italia en vistas a la Copa del Mundo?
– La Federación Italiana de Rugby al igual que en la previa al Mundial pasado, cometió el error de anunciar el alejamiento del entrenador al término del torneo, por lo que ahora sabemos que Nick Mallet no seguirá con nosotros y eso por ahí no ayuda mucho para afrontar el certamen, teniendo en cuenta que el neozelandés a este grupo le dio mucho y si bien no se han logrado muchos triunfos, este DT nos ha inspirado mucha confianza y ha aportado su mística. Además, se llegaron a victorias históricas como por ejemplo ante Francia, en el último Seis Naciones y alcanzamos varios objetivos propuestos.
De todos modos, nosotros debemos focalizarnos en el juego, ya que no somos quien designa a los entrenadores.
A priori, quisiéramos pasar a la segunda fase, aunque tenemos una zona complicada, considerando que está Australia como candidato del grupo y después Irlanda, con quien chocaremos un partido seguramente decisivo.
De todos modos comenzamos a entrenar el próximo 2 de julio, donde debemos acondicionarnos física y mentalmente en vistas al Mundial.

– Desde afuera, ¿cómo ven a los Pumas?
– Argentina tiene un equipo muy bueno. A muchos Pumas los conozco por jugar contra o con ellos, como Marcos Ayerza y Horacio Agulla, con quien comparto equipo; lo que hacía también con Lucas González Amorosino, hasta que éste partiera al rugby de Francia. Es notable el crecimiento que ha tenido el rugby argentino. Creo que tienen mucho para dar y hacer un buen papel en el Mundial. Será clave la competencia que tendrán desde el año próximo, teniendo en cuenta el Cuatro Naciones. Creo que Argentina se merecía llegar a eso. Contar con competencias regulares siempre es clave, y era lo que a los Pumas le hacía falta. En el caso de Italia, fue vital haber ingresado al Cinco Naciones, a partir de lo que se denotó un crecimiento abismal.

– En líneas generales, ¿cómo avizoras el certamen?
– Creo que va a ser un Mundial muy divertido sobretodo porque el juego se ha agilizado mucho. Me parece que va a ser un muy buen torneo y por más que haya un lote de cuatro naciones que a mi entender están por encima del resto, como Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica e Inglaterra, la competencia será muy pareja para los demás equipos. A comparación de los Mundiales anteriores, a éste lo veo distinto por el tipo de juego que se está desarrollando, sumamente dinámico.
Creo que los candidatos a ganar son los All Blacks. Tienen los mejores jugadores y están pasando por un momento excepcional. Es real que en otros torneos les ha pasado lo mismo y se han ido con las manos vacías, pero éste, en su tierra, no lo querrán dejar escapar.

TEXTUALES

“Al principio había un poco de mala onda con los Pumas pero después quedó claro que mi elección deportiva de jugar para el seleccionado italiano no iba a cambiar mis sentimientos hacia mi país de origen.”

“Unos meses atrás, cuando los medios ingleses empezaron a expresar que podría irme del Leicester Tigers, los hinchas del equipo iban a los entrenamientos con máscaras y disfrazados de mí, algo que fue muy gracioso pero realmente impagable para mí. Cualquier deportista quiere ser reconocido por lo que hace y deja en la cancha, pero ese amor que me mostró la gente fue mucho más groso que cualquier contrato que pueda firmar.”

“Nada en la vida llega solo. Si uno quiere estar entre los mejores o ser un jugador profesional seguramente habrá que entrenarse más que cualquier otro. También hay que saber escuchar y entregar todo de uno, con mucho sacrificio. Eso es lo que te lleva a ser alguien en el deporte o en otros aspectos de la vida.”

SUS NÚMEROS

2
Es el número de Mundiales que lleva jugados el pilar paranaense, vistiendo la casaca azzurra, quien disputó la Copa del Mundo de Australia 2003 y Francia 2007. Ahora va por su tercera cita ecuménica, que se desarrollará desde el 9 de septiembre en Nueva Zelanda.

5
El jugador nacido rugbísticamente en el Club Atlético Estudiantes enfrentó a los Pumas en cinco oportunidades. En Roma, lo hizo en el año 2002 y 2006; en Salta y Genova, hizo lo propio en 2005; y en Verona, durante la temporada pasada.

76
Son los Test Matches que Martín Castrogiovanni ha disputado con el seleccionado italiano.

FICHA TÉCNICA
Nombre: Martín Leandro
Castrogiovanni.
Nacimiento: Paraná, 21/10/1981.
Posición: Pilar derecho
Altura y peso: 1,90 m. – 120 kgs.
Trayectoria: Estudiantes,
Calvisano, Leicester Tigers.
Selecciones: Unión Argentina de Rugby M19 y Seleccionado Mayor Italiano.
Títulos: Con Calvisano, campeón del Super 10 en 2005. Con Leicester Tigers, campeón de la Premiership inglesa en las temporadas 2006-07; 2008-09 y 2009-10.

Viernes 24 de junio de 2011
Entrevista realizada para EL DIARIO de la ciudad de Paraná, Entre Ríos
República Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s